Qué es un embudo de ventas y cómo ponerlo en práctica

Si estás familiarizado con el mundo del marketing digital, sabrás a qué nos referimos cuando hablamos de embudo de ventas, funnel de venta o embudos de conversión. Si no, te lo explicamos.

El concepto embudo de ventas es el sistema empleado en empresas para planear y establecer los procesos para ponerse en contacto con usuarios y clientes potenciales, para llegar así al objetivo final: cerrar una venta o conseguir un lead y convertirlo en cliente.

Es, por ello, el mejor aliado para impulsar tu estrategia de marketing. Pero, como todo, este embudo de conversión consta de diferentes procesos o fases por las que debe atravesar un usuario desde que conoce nuestra marca hasta que se convierte en cliente, por lo que hay que planificarlo bien y sacarle así el máximo rendimiento.

A pesar de que puede resultar un término desconocido para muchos, no tener un embudo de conversión en tu estrategia de marketing es sinónimo de ir a ciegas.

Por eso, apunta las fases a definir en un embudo de ventas.

Etapas de un embudo de ventas

Cada negocio es un mundo y cada estrategia de marketing también, por eso, hablaremos de manera genérica en cuanto a las fases que debe tener un embudo de ventas, ya que estas son irremplazables en cualquier proceso de marketing. Pero, antes, te explicamos por qué tiene esta forma.

Embudo de ventas separado por fases

Como su propio nombre indica, se trata de un embudo con dos orificios: un ancho de entrada y uno delgado de salida. La ideas es “depositar” en el de entrada el máximo número de contactos posibles (usuarios que han llegado a nuestra página web) para conseguir que las que salgan por el orificio pequeño lo hagan siendo leads. Pero para llegar a este orificio, deben pasar antes por 5 fases:

1. Adquisición o contacto

La primera fase del proceso es la de Adquisición. Consiste en conseguir que el máximo número de personas posible conozca nuestra marca, producto o servicio. En esta etapa de los embudos de venta se aplican todas las técnicas de marketing digital posibles con el fin de atraer a la mayor cantidad de personas hacia nuestra página, para que dejen en ella sus datos de contacto. Podríamos incluir en la adquisición técnicas como la optimización SEO, el marketing de contenidos o las campañas en redes sociales.

2. Interacción

En esta etapa, puesto que contamos con toda la información de los usuarios, procedemos a su clasificación. Aquí es donde debemos identificar si es factible o nos interesa invertir en esos usuarios potenciales o mejor dejarlos a un lado.

3. Retención

Nuestro objetivo en esta fase del embudo de ventas es que los usuarios anteriormente seleccionados muestren interés por nuestras ofertas o servicios. Si esto pasa, habrá que intentar convertir su interés en venta.

Mujer haciendo una llamada para cerrar una venta, una de las partes del embudo de ventas

4. Venta o conversión

Esta es quizás la parte más importante del embudo de ventas. Debemos conseguir que la persona que no conocía a nuestra marca de nada finalmente compre nuestros servicios o productos. Para ello, primero hay que saber qué tipo de producto o servicio quiere, por lo que podemos hacerle preguntas a través de encuestas, llamadas o demás estrategias. Después, procederemos a cerrar la venta.

Esta etapa del proceso y la anterior van muy ligadas y, en ocasiones, las empresas las fusionan como una misma etapa del proceso.

5. Fidelización

Una vez hemos convertido al usuario en cliente, la última fase de venta consiste en conseguir convertirnos en una marca de referencia para nuestros clientes. Este objetivo es postventa y debe basarse en la satisfacción al cliente, pues ella será nuestra mejor prescripción y recomendación a nuevos clientes.

Este punto está muy relacionado con el Remarketing.

Beneficios del embudo de ventas para tu negocio

Como decíamos, hay muchas empresas que no son conscientes de las grandes ventajas que aporta a los negocios un embudo de ventas o, simplemente, consideran que es una pérdida de tiempo el pararse a definirlo. Pero estos son algunos de los beneficios:

Ilustración en la que varias personas se alegran por los beneficios que están obteniendo

Más datos, mejores decisiones

Aplicar un embudo de conversión a nuestro negocio no solo nos permite obtener nuevos clientes y cerrar nuevas ventas, sino que la recopilación de datos por los inscritos nos ayuda a mejorar nuestro plan de marketing.

Es decir, podemos minimizar las opciones de fuga de nuestra web y optimizar el camino a seguir desde que se entra en la web hasta que se cierra la venta. Así, no se nos “escapará” nadie.

Monitoreo del proceso del embudo de ventas

Gracias a nuestro embudo, sabemos en qué punto del proceso de captación de nuevos clientes debemos prestar más atención, teniendo una idea mucho más clara de en qué parte conseguimos más clientes o por qué conseguimos menos.

Este monitoreo constante del proceso nos permite observar y analizar con detenimiento el comportamiento de los usuarios para evaluar así, como decíamos, lo que funciona y lo que no.

Enfocar la estrategia a clientes reales

Muchas veces nos hacemos una idea errónea de nuestro público y acabamos malgastando nuestros esfuerzos e inversiones en usuarios que no están realmente interesados en nuestra marca. Con el embudo de ventas, identificaremos a nuestro buyer persona o target ideal, para diseñar estrategias de marketing mucho más efectivas y que se dirijan a usuarios realmente interesados. Se trata de “trabajar” por y para el buyer persona.

Gráfico que explica que es un buyer persona

Más productividad

Planificar un embudo de conversión hace que el proceso de venta sea mucho más organizado y esté optimizado, ya sea haciéndolo “a mano” o con diferentes herramientas creadas para tal fin. ClickFunnels es una de las plataformas para el diseño y seguimiento del embudo de ventas y es muy fácil de usar.

Objetivo final alcanzable

Al crear un plan de empresa o de negocio, somos optimistas y apuntamos a unas metas que, sin el marketing y los embudos de venta, serían inalcanzables o muy difíciles de conseguir. Por eso, en definitiva, el embudo de conversión es una manera de atraer a usuarios interesados en nuestro negocio para que, una vez se hayan convertido en leads, podamos fidelizarlos y ser su marca de referencia en el sector.

Conclusión

Ahora que ya sabes qué es un embudo de ventas, las etapas que tiene y los beneficios que aporta, no estarás pensando en dejarlo pasar por alto en tu estrategia de marketing, ¿no?

Definir las partes del proceso y hacer el seguimiento puede llevar tiempo, por lo que puedes confiar la estrategia de marketing de tu empresa en Aeuroweb, pues nos encargamos de todo el proceso: desde el diseño de tu página web, la creación y gestión de las redes sociales y de la ficha de Google My Business, pasando por el diseño gráfico, el marketing de contenidos y el posicionamiento SEO.

Toda marca debe contar con estos servicios para que su estrategia de marketing sea brillante y las ventas se multipliquen.